Vitoria se nos va.

Hoy es Vitoria, no es la primera ni será la última. Tengo la sensación de que los aficionados estamos más dispuestos a colaborar en lo que podamos para salvar la tauromaquia, que mucho profesionales, quienes parecen estar más cómodos en sus cortijos alejados de la sociedad y la realidad. 
Es muy común el pensar que esto es eterno y que los problemas se solucionan solos.

Cuando nos queramos dar cuenta esta estará acabado y luego todos a preguntarnos ¿por qué?. ¿Cuántas veces hemos escuchado los inviernos que hay que pararse a pensar y poner soluciones? Pues tantas veces como inviernos que se nos van sin sentarnos a debatir y a buscar esas soluciones. 
Estamos dejando morir esto confiando en que se salvará solito. Sin nuestra ayuda y compromiso. Gran error. Y en medio de esta confianza enfermiza nos levantamos con la noticia de que Vitoria se nos va.
Problemas administrativos, referéndums, persecución mediática, cánones abusivos y demás trabas hacen que no haya empresas candidatas, y así es cada vez más difícil tirar con esto para adelante.

No hemos sacado a la tauromaquia de los campos a las calles, y ello ayuda a que Ayuntamientos ocupados por gentucilla que sólo vive para destruir lo establecido, encuentre en la tauromaquia su objetivo número uno, y babeando odio se sienten a ver morir de inanición la plaza. Ni se presentan candidatos ni nadie se sienta con nadie. Entre todos la mataron y ella sola se murió.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Juli indulta un Daniel Ruiz en una fácil Valladolid. 

David Casas. Aire fresco en el periodismo taurino

Gómez del Pilar gana el desafío ganadero.