Garrido rompe en Sevilla

Lo mejor de la tarde, sin duda alguna ha sido la torería de José Garrido más allá de la (merecida) oreja que cortó. De los tres toreros de ayer en la Maestranza se habla sólo de él. Algo que le hace tomar ventaja en esta particular competencia entre los toreros jóvenes.

Álvaro Lorenzo falló a espadas y, aunque puso ganas, no llegó al tendido su actuación.

Ginés Marín me gustó mucho, sobre todo con el sexto. Y no lo digo por la porta gayola, casi en los medios, y silenciada por el público. Lo digo más bien por el comienzo de muleta con el cartucho de pescado y pases sueltos de frente. Ahí me gustan los toreros. De frente.

Y los Torrestrellas, “colaboradores” a juicio de los comentaristas y algún coleta. Ya estamos. Como sigan los toros colaborando vamos a tener que indultarlos a todos.

Quizás sea ese el incierto camino a lo que nos lleva la pastelosa nobleza actual.

Mucha nobleza y ternura en los animales. Tanto que pilló al respetable bostezando, lo que impidió reconocer como se debía algún gesto torero de categoría. 

Entre tanto tedio, la torería de Garrido. toreando con todo el cuerpo. envolviendo y enroscándose en el toro en cada muletazo. En cada capotazo. En cada quite. Olé.


Garrido está muy vivo. Lo ve todo claro. Y tiene torería. Y garra. Y clase. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Toro, el tonto y el bogavante.

Esperando a David Mora.

La Fundación Toro de Lidia ilusiona. Juntos somos más fuertes. @ftorodelidia