¿Y si no era la romana?

Hablando de novilladas, desde que entró la nueva empresa a gestionar Las Ventas he oído que se iba a mirar de cerca aquello de echar novillos pasados de tipo, de peso y de hechuras, por aquello de salvaguardar la integridad física de los novilleros.

Se decía que era una barbaridad el novillo que salía en Madrid, que no podía ser el gran número de novilleros heridos. Que así no se podían formar para ser matadores.

Pues bien, llega la nueva empresa, llegan las novilladas, y siguen llegando las cogidas.

En Madrid no sólo sale un novillo grande, salen novilleros con ganas de comerse el mundo, algunos podidos por la presión, y todos ellos dispuestos a jugársela. O eso, o es mejor dedicarse a otra cosa.

Entonces, Don Curro, ¿qué hacemos con los chicos? ¿Les decimos que no se la jueguen? Sinceramente, creo que lo más sensato es traer a novilleros preparados, placeados, y que sean capaces de soportar el peso de Las Ventas.


No es cuestión de romana, sino de preparación y de apostar, y si el toro no transmite habrá que mirar en su casta. Pero el toro/novillo de Madrid debe salir íntegro, en tipo, y debe ser el que quiere Madrid. Curiosamente rechazado por las figuras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Toro, el tonto y el bogavante.

Esperando a David Mora.

La Fundación Toro de Lidia ilusiona. Juntos somos más fuertes. @ftorodelidia