Gana el toreo roto de Ureña

Se anunciaban toros de Salvador Domecq, José Vázquez y Victoriano del Río. Para los aficionados que preferimos los toros al fútbol, 9100, no eran buenas noticias ya que conocemos el comportamiento de estas ganaderías. En mi caso sólo tenía esperanzas en los de Victoriano, y los cuatro primeros no sorprendieron.

El primero de Salvador Domecq, echaba la cara arriba y su falta de fuerzas empezó a poner en su contra al aficionado que veía que su flojera le impedía pasar el muletazo. Urdiales estuvo bien y mató de estocada contraria.

El segundo, también de Salvador Domecq, fue bien recibido por Ureña. El toro resultó un inválido que no se picó y se lastimó una mano, por lo que la bronca fue grande al no haberse devuelto a tiempo al corral.

El tercero de la tarde, de José Vázquez, manseó y flojeó, nada nuevo en el horizonte. Urdiales le dio buenas tandas por la izquierda, y cuidando mucho las distancias consiguió momentos buenos. Mal a espadas.

El cuarto, José Vázquez, salía al ruedo de Las Ventas. Ruedo que nunca debió pisar por su falta de presencia. Este NO ES EL TORO DE MADRID. Al enfado de la grada se unió una lidia deficiente. Poco más que añadir.

Y llegaron las pocas esperanzas de ver toros. Salió el quinto, Victoriano del Río, y sale un buen toro….para Sevilla. No para la primera plaza del mundo. Parece que Don Simón ha conseguido bajar un punto el trapío de Madrid. Mucho más fácil eso que subir la casta del campo. El toro no transmite, y más allá de algunos detalles, se pasa al sexto.

Sale otro de Victoriano del Río, y Ureña deja un toreo clásico, puro, de verdad, de frente, con el pecho por delante, rota la cintura se lo pasa por la izquierda, de delante hasta el final del muletazo. Roto Ureña ruge Las Ventas. El toro se viene arriba y llega un momento en que el que dé un paso atrás pierde la pelea, y Ureña se vuelve a ir de frente al animal que empieza a repucharse al saberse vencido y no encontrar la casta suficiente en sus venas. Gana Ureña, la grada se rompe y tras una estocada a matar o morir se le concede una oreja a la entrega y pureza, de toda la tarde.

Conclusión. Bien los toreros, gana Ureña a un Urdiales que no acaba de romper. Buenos detalles de toreo que gusta en Madrid.

Hay que recuperar el toro de Madrid.

Hay que picar y hay que saber presidir una corrida en Las Ventas. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Toro, el tonto y el bogavante.

Esperando a David Mora.

La Fundación Toro de Lidia ilusiona. Juntos somos más fuertes. @ftorodelidia