¿Qué hacemos con la segunda oreja?

Algo se está moviendo en la Fiesta que la lleva en una deriva hacia su pérdida de identidad. Noto cómo poco a poco se adultera convirtiéndose en una especia de espectáculo con toros. No una lidia de toros bravos.

Primero fue Valencia quien rebajó su nivel concediendo triunfos e indultos, previa petición popular, a actuaciones que cuando era una plaza seria ni siquiera se hubieran pedido. Una plaza de primera que baja el nivel para satisfacer a las figuras.

Luego llega Sevilla y a sus aires a favor del torero se une una campaña contra la presidenta quien, siguiendo el criterio de plaza de primera (con p mayúscula) niega trofeos a charlotadas.

Entonces, ¿qué hacemos con la segunda oreja? Siguiendo el criterio de que “el público es soberano”, daríamos orejas a todo lo que el público pida. Ahora bien, ¿qué conocimiento tiene el público de la lidia? Mi respuesta es que sólo el 20% de una plaza es aficionado, y conoce el rito. El resto acude de manera ocasional al calor de un nombre conocido.

Alabamos a la presidenta de Sevilla por mantener el nivel supuesto de la plaza, pero ¿qué pasaría si fuera al revés y diera más trofeos de la cuenta?

Mi opinión es que el presidente debería pertenecer a esa parte minoritaria del aforo (independientemente de su perfil profesional) que se dice aficionada, y conoce el rito. Se esa forma sólo concedería la segunda oreja a aquellas faenas que realmente lo merecieran, sin miramientos a unas figuras que pretenden edulcorar la fiesta para su beneficio.


Dejemos al gran público la petición de la primera oreja, gintonic y canapés mediante (que también paga su entrada), pero dejemos el listón de la plaza a quien la conoce y es aficionado habitual. Por el bien de la fiesta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Juli indulta un Daniel Ruiz en una fácil Valladolid. 

David Casas. Aire fresco en el periodismo taurino

Gómez del Pilar gana el desafío ganadero.