Balañá aculado en tablas. De momento.

Era ya mucho el tiempo en que este hombre andaba escondido.

Este hombre ha decidido ‘no organizar de momento corridas de toros en La Monumental de Barcelona’. De momento ¿no?. 
Tenga agallas, que es usted ya muy mayor para andar con estas tibiezas. Diga lo que piensa, diga que le interesa más otro negocio. Que le gusta rebozarse y chapotear entre los halagos traicioneros de intereses políticos y, por tanto, económicos. Dígalo, hombre.

Dice Balañá con el eco que se produce al hablar sin salir de la cueva, que esta decisión ‘atiende tanto a consideraciones jurídicas como sociales y políticas que no se valoran’.
Veamos. Analicemos las consideraciones:

Jurídicas: los toros no están prohibidos. ¿A qué razones jurídicas se refiere?. Hoy se podrían dar toros. Son LEGALES señor.

Sociales: ¿sociales? No lo entiendo. Se dan toros, el que quiera va y el que no, no va. ¿Quién es usted para adueñarse de la realidad social de sus vecinos?.

Políticas: ahí está el tema gordo. Premio va, premio viene, y no conviene enfadar al patrón, no sea que me corte el grifo de otro negociete. Qué pena.

Qué pena, ser empresario, dar trabajo a la gente, activar la economía de la sociedad, tirar adelante día a día, ¿para qué?. Pues para echarlo todo por la borda vendiéndose al mejor postor. Ay Balañá, ¿a qué es debido esa cobardía?

La plaza es suya, usted puede no abrirla si no quiere, pero sea valiente, diga que no la abre porque no se atreve a enfrentarse al tejido político catalán. Diga que no la abre porque tiene miedo. MIEDO.

Dígalo y duerma tranquilo. Deje de esconderse de la sombra que fue y que hoy le come por los pies.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Esperando a David Mora.

La Fundación Toro de Lidia ilusiona. Juntos somos más fuertes. @ftorodelidia

No es animalismo Daniel Rovira, es libertad.