Paco Ureña confirma en Plaza México

La confirmación de Paco Ureña en  La México es uno de los acontecimientos del comienzo de este 2017. Torero de Madrid, son muchas las ansias de verlo de nuevo en Las Ventas, previo paso por Vistalegre, y por supuesto la gran cita de Insurgentes.

Paco Ureña comparte cartel con Arturo Saldívar y Sergio Flores, con toros mexicanos de Baralva,  encaste Saltillo. Arranca el paseíllo con traje blanco y oro. Sonriente el murciano ante el recibimiento del respetable.

Pues bien, sale el toro de nombre “No que no”. Cornipaso

Ureña lo recibe con verónicas rematadas en el tercio con dos medias. El toro humilla y se mueve bien. Primer y único puyazo muy medido, y el toro empuja. El quite lo hace el murciano con 6 gaoneras muy ceñidas, ya que el toro se queda corto, lo que resta vistosidad y suma quietud al quite.

Brinda Ureña a Juan Pablo Corona, propietario de Casa Toreros. Comienza la faena de muleta:

En la primera tanta, por la derecha, dobla el toro las manos tres veces. Son embargo, Ureña lo templa en la segunda y lleva a media altura y el toro responde con cuatro arrancadas que llegan al público.
En la tercera tanda de derechazos el toro se viene arriba y embiste con fuerza y transmisión. La cuarta tanda exige mucho el toro a Ureña, quien lo mete bien en la muleta. La faena cobra dimensión. En la quinta el toro sigue embistiendo humillado y con movilidad. La sexta tanda permite a Ureña acoplarse mejor al toro quien sigue a buen ritmo los vuelos. Muy dispuesto y con gusto el murciano.

Por el izquierdo (ya van siete tandas) el toro se rebrinca un poco, por lo que Ureña apuesta por pases sueltos y largos. Sigue el murciano por la izquierda para pegar una octava tanda muy humillada. Paco Ureña está contento con su faena. La novena tanda, el toro ya dura mucho, alterna circulares pases cambiados y demás florituras, donde el toro muestra ya toda su nobleza.

En definitiva, un toro que empezó exigiendo, con movilidad, humillación  aunque volviéndose sobre las manos que exigió quietud y verdad. No puedo hablar de bravura puesto que el puyazo casi no existió.

Entra a matar 2 veces en la suerte natural y pincha el murciano. En la suerte contraria deja media estocada caída rematada con un descabello. Se le va la oreja al murciano a quien se le ha visto muy a gusto con el toro, que ha sido premiado con el arrastre lento.


Ya te espero en Vistalegre, maestro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Esperando a David Mora.

La Fundación Toro de Lidia ilusiona. Juntos somos más fuertes. @ftorodelidia

No es animalismo Daniel Rovira, es libertad.