La amenaza del nuevo Reglamento navarro

En el ánimo de los políticos de condicionar la vida de los ciudadanos llega este proyecto de reglamento taurino para Navarra. Nadie se atreve con los Sanfermines, pero quizás intenten asfixiar la celebración de encierros en localidades menores e incluso de las propias corridas de toros. Veamos.

El nuevo reglamento indica que “pretende dotar a los espectáculos taurinos de una regulación más acorde a la realidad actual, y que esté especialmente orientada a la protección de la vida, la integridad física y la seguridad, dado el riesgo que revisten estos festejos”. Como vemos se habla de realidad actual, bienestar animal, protección de la vida, seguridad, etc, todas ellas grietas por las que los antitaurinos, que nunca duermen, intentan meter sus malas intenciones.

En cuanto a la tauromaquia popular, indica que pretende “realizar una regulación más precisa de estas actividades, que atienda fundamentalmente a las características de los recorridos y los espacios habilitados para su celebración, a la propia naturaleza de las reses. De nuevo regular, asfixiar, estas actividades, y qué decir de los recorridos y la naturaleza de las reses. ¿se podrán prohibir los recorridos “no aptos”? ¿Qué tipo de reses? ¿En qué estado? De nuevo el totalitarismo prohibicionista asoma.

Más adelante se apunta que se pretende “preservar la sanidad y bienestar animal, ya que son espectáculos considerados de riesgo para las reses por el estrés al que son sometidas”. Aquí ya todo el mundo se quita la careta. Bienestar y riesgo para las reses. Este reglamento abre la falla por la que en un segundo paso prohibir, con la boca hecha agua, los espectáculos taurinos de forma sibilina.

Igualmente admite la celebración de espectáculos con las reses afeitadas siempre y cuando se anuncie. Señores, alguien confía en que los apoderados de las figuras (empeñadas en achicar los toros) van a lidiar en puntas?. Todos lidiarán con los toros afeitados como para rejones y, menos los aficionados más ortodoxos y respetuosos con el toro, el resto del tendido acudirá a la plaza a ver tamaña violación. Esto es el final de no enmendarse el camino.

Ayer se terminó el plazo para presentar alegaciones. Estemos despiertos, el enemigo nunca duerme.


Mucho cuidado con la frase que dejó el Tribunal Constitucional de que las CCAA regularán estos espectáculos. No nos engañen. Los gobiernos totalitarios están empeñados en prohibirnos y borrarnos del mapa. No nos durmamos. NO SEAMOS INGENUOS. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Esperando a David Mora.

La Fundación Toro de Lidia ilusiona. Juntos somos más fuertes. @ftorodelidia

No es animalismo Daniel Rovira, es libertad.