La vida no es Disney #Reichanimalista

Llega la cara amable del Reich animalista. El veganismo. Hace unos días hemos conocido que un restaurante vegano ha echado de sus instalaciones a una mujer que estaba dando un biberón a su hijo.

El dueño del restaurante argumentó que ‘cada negocio tiene sus normas’ y que ‘las determinaciones que se toman en un negocio no son democráticas’. Eso lo teníamos claro. Nunca el animalismo, ni el veganismo, fueron demócratas. Es más, forman parte de un totalitarismo que nos pretende imponer su modo de vida.


Pero lo verdaderamente impactante estaba por llegar ya que la madre, en plena vergüenza pública, tuvo que escuchar que ‘Las madres verdaderamente humilladas son aquellas violadas durante toda su vida para tener bebés que son robados y descuartizados para que los humanos les arrebatemos la leche que era para ellos: estas madres son las vacas, ovejas y cabras, víctimas del biberón de su hijo’.

Me ha convencido. De hecho creo que habría que dejar libres a todos los animales  que están estabulados, sin más alimento ni tratamientos más allá de los que la madre naturaleza les proporcione. De esa forma se integrarían en la naturaleza libremente formando parte, sobre todo sus… “bebés”, de la dieta de los depredadores que los utilizarán para, a su vez, alimentar a sus… “bebés”. ¡Ups!

Igual nadie ha caído en la cuenta hasta ahora, pero un lobo no puede ser amiguito de un ternero. Llámame loco. Le comerá las tripas mientras este todavía muge llamando a su…”mamá”. “Mamá” que se perdió en la huída ante el ataque de otra…”mamá” loba, que también buscaba comida para sus…”bebés”. La vida no es Disney.

Esa naturaleza en paz y armonía, tan ideal como enfermiza, quizás nunca lleguemos a verlo, ya que dentro de esta filosofía de vida, renunciaremos a los medicamentos que previamente hayan sido testados en animales. Triste, pero es así, los valores son los valores… ¡Uf! Otra vez…


En fin. Los humanos, su conciencia, su inteligencia, su empatía, su libertad, sus deberes y derechos,su razonamiento, su tolerancia y sus gilipolleces.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Toro, el tonto y el bogavante.

Esperando a David Mora.

La Fundación Toro de Lidia ilusiona. Juntos somos más fuertes. @ftorodelidia