Esperando a David Mora.

David Mora Jiménez es el nombre completo de este pedazo de torero madrileño, que nació un 5 de febrero de 1981, y que reapareció triunfalmente hace ya casi un año en la plaza de toros de Vistalegre tras una convalecencia larga y dura tras una cornada grave de la que no hablaré hoy aquí. 

Esa tarde cortó dos orejas en el coso madrileño, a un toro de Parladé, que le sirvieron para encontrarse con la afición con la categoría que merece. A esa le siguieron otros 29 festejos durante el pasado 2016, en el que cortó un total de 39 orejas, un rabo y consiguió un indulto (a un toro de Lagunajanda en Cuéllar).


Tras Vistalegre fue a Valencia, Sevilla y tras Leganés y Nimes desembarca en Las Ventas. Lo hace en dos tardes, la primera frente a reses de Alcurrucén y la segunda frente a toros de El Pilar. Con uno de Alcurrucén de nombre Malagueño formó un lío (recordad la entrada del día lunes 23 de enero). No en vano ha sido el toro más bravo de San Isidro 2016 según la asociación de abonados y aficionados taurinos de Madrid. Ese lío sirvió para que Madrid recuperara a uno de sus toreros, y él reconquistara La Plaza. En la segunda tarde, con toros de El Pilar no tuvo tantas opciones y sólo cosechó silencios.

Zaragoza, mi Segovia del alma, Palencia, Valladolid divino tesoro, Bilbao, Almería, Béziers y Santander completan la lista de plazas de capital en las que se acarteló. Gran temporada la del retorno del Maestro.

¿Y en 2017 qué? Ha empezado este año dejándose ver en tertulias, entregas de premios y diversos programas de radio, para lo que siempre saca tiempo entre largas y duras jornadas de entrenamiento y tentaderos. Parece coger impulso para la que a buen seguro será una gran temporada. 
En cuanto  a los carteles es cierto que por ahora son sólo oficiales sus comparecencias en San Cristóbal (Venezuela), junto con El Cid y César Valencia el próximo día 27, y el esperadísimo regreso a su Madrid natal el día 25 de febrero, del que se ha escrito mucho y en el que alternará con Ureña y Varea frente a los de La Palmosilla en Vistalegre.

Hay ganas de toros. Hay ganas de ver a David, esperemos que podamos hacerlo en muchas tardes, en Vistalegre y donde sea, pero a nadie se nos olvida que su sitio natural es Las Ventas. Aquí está su gente, aquí su afición, aquí su exigencia fuerte. Aquí su triunfo a ser cada día mejor.
Vamos David, te esperamos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Fundación Toro de Lidia ilusiona. Juntos somos más fuertes. @ftorodelidia

No es animalismo Daniel Rovira, es libertad.