El Toro, el tonto y el bogavante.

Resulta que hay más de uno, parece estar de moda, al que se llena la boca alzándose en defensor de los animales, sus cuestionables derechos, e intentando buscar solución a una frustración que les impide canalizar sus atenciones y cariño hacia sus semejantes, buscando la auto-realización sobre protegiendo a los que ellos consideran que nunca les traicionarán. Sus amigos los animales, frente a las personas que somos todas malas. Casi deberíamos pedir perdón por existir.

Esta postura cobra especial trascendencia cuando un famoso se declara, con puño en alto, defensor de los animales, y se muestra entre sollozos contrario a la tauromaquia, casi como jurando hacer justicia con aquellos que osan maltratar a tan indefensa criatura de Dios. Me estoy refiriendo a Fernando Tejero, afamado actor. Este señor, cuya sensibilidad no voy a juzgar (sí su doble rasero), se declaró abiertamente anti taurino.

Parece que don Fernando no tiene igual rasero con todos los animales. Ayer participó en Masterchef Celebrity, donde varios famosos ponen a prueba su destreza entre fogones. La mala suerte se alineó con el actor quien tuvo, al igual que sus compañeros de programa, que cocinar un bogavante. Un indefenso, y vivo, bogavante.

Don Fernando cogió al animalito, lo posicionó boca abajo sobre una fría tabla de madera, agarró un cuchillo de grandes dimensiones, lo posó sobre la nuca del confiado animal, y ejecutando una fuerza seca y desmedida vertical y hacia abajo, decapitó a la criatura al mismo tiempo que un puñetazo de coherencia le impactó, de modo figurado, en toda la boca. Todo ello sin dar margen de defensa al animal, ni tan siquiera darle una explicación, y traicionando la confianza que en él había puesto, al pensar que estaba en manos de quien sería su salvador de aquella fría y confinada pecera, que le mantenía con vida a la espera de pasar a formar parte de una arroz, al que sin saberlo, pasaría a dar cierto regusto. Pobrecito.
Para mucha gente decapitar bogavantes es un mal menor para conseguir algo de fama (en caso del actor) pero la tauromaquia debe ser abolida. ¿Se atreverá a pronunciarse de nuevo al respecto?.
El toro bravo, sin entrar en un análisis profundo y por si este señor lo desconoce, es el único animal que tiene la posibilidad de ganarse la vida por sí mismo, en un duelo que le otorga honor, admiración y leyenda a él y a toda su raza. Nada que ver con un bogavante, una gallina, una paloma, una rata, una mosca, un gusano o una hormiga, todos ellos criaturas de Dios. No quiero entrar en más debates (podríamos hablar de ecología, empleo, economía, cultura, etc, etc,...).
El toro bravo goza de un estatus que está muy por encima de aquellos ignorantes que se atreven a intentar manchar su nombre. Está de moda posicionarse contra la tauromaquia despreciando al toro bravo, animal que desconocen profundamente, condenándole a una muerte a traición en un frío, húmedo y oscuro matadero industrial. Como si fuera un simple animal de granja destinado a la alimentación. Robándole su categoría de semi Dios.

Comentarios

  1. Y eso que sus hermanos son unos afamados figuras de plata, los Tejero

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Esperando a David Mora.

La Fundación Toro de Lidia ilusiona. Juntos somos más fuertes. @ftorodelidia