Las Ventas, escaparate de festejos populares.

La tauromaquia nace del pueblo. Es ahí donde está el gen taurino de España. Es ahí donde comenzó todo. Sin toro no hay fiesta, y esto es mucho más acuciante en el caso de los pueblos. En estas localidades, el toro se convierte en el centro alrededor del cual giran el resto de actos programados, que toman un papel secundario frente al Dios Toro. Sin toro el pueblo pierde su identidad.


Dependiendo de la región en la que estemos, podemos disfrutar de muy diversas formas de tauromaquias y festejos populares, todas ellas muy arraigadas en la idiosincrasia de la gente. En España hay, por ejemplo, toros ensogados, embolados, encierros, capeas, toros de fuego, los bous y su inmensidad, toros al mar, cortes (recortes), roscaderos, el forcón, gran prix, anillas, etc.
Pero si saltamos nuestras fronteras nos encontramos con corridas camarguesas, landesas, forcados, incluso corralejas, etc.

Y yo me pregunto si en la más importante Plaza de toros del Mundo, ¿por qué no una serie de festejos que plasmen la diversidad riquísima de la tauromaquia popular?. Debemos promover la tauromaquia en todas sus formas, y debemos hacerlo en todos y cada uno de los pueblos donde se celebran, pero también en la Catedral del toreo como centro neurálgico de todas las tauromaquias mundiales.

Propongo que se celebren por la noche, previo a verano, acompañado de una interesante oferta gastronómica y de ocio para gente joven, o bien por las mañanas donde podrían acudir los niños y se podría incluir hinchable tematizados taurinamente.
Creo que Las Ventas no pueden dar la espalda a una realidad y un patrimonio que gira en torno al toro. La tauromaquia popular se merece una promoción a su altura. Ya es hora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Esperando a David Mora.

El Toro, el tonto y el bogavante.

La Fundación Toro de Lidia ilusiona. Juntos somos más fuertes. @ftorodelidia